Warning: getimagesize(donne al sepolcro, duccio di boninsegna.jpg) [function.getimagesize]: failed to open stream: No such file or directory in /web/htdocs/www.compagniamissionaria.it/home/class/init.php on line 1702
Logo
COMPAGNIA MISSIONARIA
DEL SACRO CUORE
una vita nel cuore del mondo al servizio del Regno...
Compagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia MissionariaCompagnia Missionaria
Pascua, fuente de alegría
Posted by Anna Maria Berta





Las mujeres al sepulcro, DUCCIO DI BONINSEGNA







Muy queridos...
Aquí estamos, muy cerca de la Pascua, día que siempre tiene sabor de fiesta, de alegría. Un canto de Pascua italiano expresa muy bien esta alegría: “ Que alegría nos ha dado… Verte resucitado, / verte Señor / el corazón está por enloquecer! / Tú haz vuelto, / Tú está con nosotros/ y ahora te tendremos para siempre…!” Y es así, estamos locos de alegría porque ahora lo tendremos para siempre.
Las mujeres que fueron al sepulcro, el día después del sábado, experimentaron además de la maravilla y del asombro, una alegría incontenible.
Las mujeres del Evangelio están presentes de manera única en el evento de la muerte y de la resurreccción del Señor. Con ellas, también nosotros queremos vivir este misterio. Las mujeres se unen a María y a Juan y suben al Calvario, viven hasta el fondo la agonía de la muerte y miran donde se encuentra el sepulcro donde han puesto al Señor, apresuradamente, porque ya empezaba el día de fiesta.
Son también las mujeres, las que preparan los oleos y que en la mañana temprano del día después del sábado llegan al sepulcro, y a estas mujeres el Angel les dice: “... porqué buscan entre los muertos al que está vivo, no está aquí.” Y más aún , a ellas se les confía el anuncio de que el Señor está Vivo.
Este grupito de mujeres nos sugieren algunos puntos que nos pueden ayudar a vivir la Pascua.
Lo primero es la valentía de subir con Jesús al Calvario, una valentía que se convierte en solidaridad con el dolor . No huyen sino que permanecen hasta el fin, no cierran los ojos...sino que acompañan a su Señor hasta la sepultura. Cuantos calvarios debemos subir hoy, cuantas situaciones de dolor de injusticia están aún presente...y , muchas veces quedan sólo como noticias leídas en el diario...y se olvidan.
Las mujeres ante la piedra removida del sepulcro y el anuncio del Angel , quedan maravilladas. Es necesario dejarse maravillar por los acontecimientos, un asombrarse que ayuda a mirar lo nuevo que se nos ofrece, dejemos que el maravillarse acompañe nuestro camino y no demos nada por descontado. Las mujeres luego de maravillarse viven la fe, creen que El está vivo y lo anuncian. El anuncio conlleva un gran desafío, no se les cree lo que dicen, pero siguen dando testimonio. El Resucitado aparecerá y confirmará este anuncio.
Nosotros, hoy tenemos el desafío de anunciar el Evangelio y de decir con incontenible alegría : ¡El está vivo! Si, hay que hacerlo hoy, en este mundo que parece sordo y que no se maravilla con nada, que tiene una explicación para todo, pero que no puede responder al anhelo de felicidad que existe en cada uno. Para poder anunciar al Viviente , que es fuente de alegría, necesitamos perseverar en la fe en El y no cansarnos nunca de hacer de nuestra vida un testimonio vivo de Jesús Resucitado, y no debemos cansarnos de subir con los hermanos y hermanas a los tantos calvarios que todavía hoy es necesario subir
Les deseo a todos una Feliz Pascua, que el Señor Resucitado sea para todos nosotros fuente de alegría.

En comunión





“La Pasqua sconfigga il nostro peccato, frantumi le nostre paure e ci faccia vedere le tristezze, le malattie, i soprusi e perfino la morte, dal versante giusto: quello del “terzo giorno”.
Da quel versante, il luogo del cranio ci apparirà come il Tabor. Le croci sembreranno antenne, piazzate per farci udire la musica del Cielo. Le sofferenze del mondo non saranno per noi i rantoli dell’agonia, ma i travagli del parto.
E le stigmate lasciate dai chiodi nelle nostre mani crocifisse, saranno le feritoie attraverso le quali scorgeremo fin d’ora le luci di un mondo nuovo!BUONA PASQUA!”. (Don Tonino Bello)
Condividi l'articolo su:
Logo
COMPAGNIA MISSIONARIA DEL SACRO CUORE
Via A. Guidotti 53, 40134 - Bologna - Italia - Telefono: +39 051 64 46 472

Follow us on Facebook